Alimentos falsamente saludables

Alimentos falsamente saludables

¿Alguna vez te has parado a pensar realmente en lo que comes?

Hemos permitido que la industria alimentaria dicte y manipule nuestros gustos hasta que llegamos a un punto en el que muchos de los productos que consumimos ni siquiera son reconocibles como alimentos. La industria alimentaria influye en la salud de la población y nos miente muchas veces acerca de alimentos supuestamente saludables que lográn volver masivos gracias a exitosas estrategias de marketing, sin embargo al revisar las etiquetas se encuentran ingredientes nocivos que no están en pro de nuestro bienestar. De hecho, la mayoría de los alimentos procesados ​​son ricos en calorías y pobres en nutrientes que hacen parecer mas sanos al agregar vitaminas o nutrientes.

Los alimentos procesados contienen muchas sustancias que le dan buen sabor, consistencia, apariencia y durabilidad a los alimentos, sin embargo muchas de estas sustancias afectan nuestra salud a nivel metabólico e inmunológico.

Uno de los compuestos más utilizados de manera excesiva es el azúcar. Encontramos cantidades exageradas de azúcar en refrescos, galletas y algunos lácteos como el Yogurt

Ahora vamos  ver algunos de los productos que nos han vendido como saludables cuando realmente no lo son: 

Cereales azucarados: el 96% de las familias compra cereales para desayunar, sin embargo, la mayoría de estos productos contiene en muy poca cantidad, gran cantidad de azúcar, mucho sodio y poca fibra. Además, contienen maltodextrina la cual puede cambiar la composición de tus bacterias intestinales y hacerte más susceptible a enfermar.

En solo 1 taza de cereal azucarado dosis habitual para desayunar hay 8 cucharadas de azúcar

Estos productos no califican como cereales, sino que son harinas con azúcar y aditivos añadidos.

Embutidos: Se trata de un alimento procesado en el que predomina el agua (del 46% al 70% de su peso) y en el que los supuestos contenidos de carne suelen ser reemplazados por soya, almidones y grasas saturadas. 

Contienen almidón hasta en un 25%, para abaratar el costo de producción.

36% de grasas y sobre todo saturadas que perjudicarán en gran medida nuestro organismo.

Alto contenido de sodio (sal), que va de 600 a 1,200 miligramos por cada 100 gramos lo que equivale al 60% de la dosis maxima recomendada al dia.

Además contienen nitratos que se encuentran asociados a cancer colorectal.

 

Jugos o zumos: Cuando hacemos o compramos un jugo perdemos la fibra. Esto hace que su aporte sea básicamente agua y fructosa, un tipo de azúcar con similares características a la glucosa la cual llega rápidamente al hígado e impacta de forma negativa.

Cuantas naranjas se requieren para un jugo aproximadamente 3-4 en cuanto si consumimos la fruta entera como contiene la fibra consumiremos solo 1.

Te recomendamos que consumas la fruta siempre entera

Alimentos Enlatados: Cuando el alimento se somete a las temperaturas necesarias para su envasado, éste puede perder muchas de sus vitaminas. Los niveles de sodio pueden llegar a quintuplicarse con respecto a los alimentos frescos ya que en la mayoría de los procesos de enlatado se utiliza la sal como conservante.

Además muchas latas en su recubrimiento interior contienen materiales que contienen bisfenol A, un disruptor endocrino, que puede alterar el funcionamiento del sistema hormonal desencadenando enfermedades cardiovasculares, diabetes y obesidad.

Si vas a consumir algún alimento en lata, intenta elegir aquellos que no lleven glutamato monosódico, ni aceites, ni sales.

 

Productos “Integrales”: La mayoría de panes o galletas que nos venden como integrales realmente no lo son y además contienen grandes cantidades de azúcar. Es importante revisar siempre la etiqueta que no contengan harina fortificada, refinada, aceites vegetales, jarabe de maíz o fructosa; si el primer ingrediente no es harina de trigo de grano entero o integral, no es pan integral 

Aceite de canola, soya, girasol, maíz y sus derivados como las margarinas:

Estos aceites son ricos en ácidos grasos poliinsaturados que generan niveles muy altos de aldehídos, los cuales incluso en pequeñas cantidades, han sido asociados a un mayor riesgo de cardiopatías y cáncer.

Además contienen omega 6 que en dosis altas pueden llegar a causar una inflamación dentro de nuestro organismo, aumentando las posibilidades de que padezcamos enfermedades como la artritis, la depresión o el cáncer de piel.

 

Yogur: la gran mayoría de los yogures que podemos encontrar en el supermercado tiene más azúcar del recomendado, deberíamos encontrar como mucho dos o tres ingredientes y es esencial que no contenga azúcar añadido, como tal o bajo algún seudónimo como melaza, concentrado de fruta o jarabe de fructosa 

 

 

 

 

 

 

 

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados