Errores frecuentes al hacer dietas

Errores frecuentes al hacer dietas

 

 

Dieta detox, dieta de la avena, dieta keto, dieta de la sopa ¿Te suenan familiar?

 Bienvenido a conciencia Fitness y hoy vamos a hablar de los 8 errores más frecuentes al hacer dietas.

Frecuentemente se observa en los medios de comunicación y en las redes sociales dietas de moda y extremadamente restrictivas que cautivan a las personas como aquella solución milagrosa que buscaban, iniciando así estas “Dietas” con la intención de bajar de peso o mejorar su salud.

En una dieta te limitan a consumir unos alimentos específicos para seguir un plan o cumplir con una restricción calórica. Por eso, hacer dieta puede generarte insatisfacción, en donde te aburres por comer lo mismo o te descompensas por estricta restricción de calorías, lo que provocará que no sea sostenible en el tiempo.

 Por esto es importante que no hagas “dietas” sino que adoptes un estilo de vida saludable comiendo de forma que tu cuerpo se depure naturalmente todos los días. Y mientras este proceso pasa, también perderás grasa de forma natural, y lo más importante, tu salud mejorará.  Recuerda que la comida no solo te puede engordar sino que también te puede enfermar o te puede sanar.

 Algunos errores en común que las personas cometen al hacer dietas son:

  1. Usar dietas genéricas

Huye de cualquier dieta con nombre propio. Cada plan de alimentación dependerá mucho de cada persona, según su sexo, edad, genética, estilo de vida, peso y actividad física.

Las dietas tienen fecha de inicio y fin, por eso, cuando se terminan se suele volver a los antiguos hábitos. Mejor empieza un estilo de vida que empiece hoy y no tenga fecha fin, incorporando poco a poco a tu alimentación productos naturales como frutas y vegetales, limitando el uso de productos procesados, estructurando tus comidas y eliminando completamente el azúcar y la bollería industrial de tu despensa.

  1. Restringir en exceso las calorías

Reducir las calorías drásticamente provoca, en efecto, la pérdida de varios kilos. Sin embargo, alargar esta situación puede terminar empujándonos a la llamada Tumba metabólica.

Si comes mucho menos de lo que tu cuerpo necesita para mantener las funciones vitales. el resultado es una ralentización del metabolismo, desembocando en un menor gasto calórico. Por así decirlo, el cuerpo se adapta a la nueva situación, poniendo en marcha una serie de mecanismos de defensa que evitan perder mas grasa y generan un sinfín de desordenes hormonales.

  1. Dietas con 0 carbohidratos

Es indispensable que en tu alimentación incluyas los 3 macro nutrientes, carbohidratos, proteínas y grasas, ya que cada uno de ellos tiene funciones muy importantes en el funcionamiento de nuestro organismo. Los carbohidratos no los puedes eliminar ya que estos son los que te dan la energía necesaria para tu día a día. En caso de que los elimines completamente tu cuerpo utilizará la proteína como fuente energía y comenzarás a desgastar tu masa muscular, afectando tu metabolismo y estado de salud en general.

Te recomendamos alternar días altos en grasas buenas y vegetales con otros elevados en carbohidratos, manteniendo así controlado tu ambiente hormonal y además tiene un efecto muy positivo a nivel psicológico, ya que disminuye la sensación de ansiedad por restringir ciertos alimentos y no se ve la dieta como algo inmodificable. 

  1. Usar supresores del apetito o pastillas “milagrosas”

El uso de las pastillas para adelgazar se ha extendido en los últimos años. Y los meses previos al verano conforman una época en la que su consumo se incrementa. La presión por modelar una figura más estilizada lleva a muchas personas, tanto hombres como mujeres, a tomar como hábito la ingesta de estas pastillas. Sin embargo, estas pastillas en su mayoría no ayudan a los propósitos de adelgazar de quien las toma y pueden producir peligrosos efectos secundarios.

Las consecuencias más graves del consumo de estos medicamentos son el aumento de la frecuencia cardíaca, aumento de la presión arterial, daño de la válvula cardíaca pulmonar, así como también cuadros de psicosis maniática e incluso la muerte.

Siempre debe consultar a un médico antes de empezar a tomar este tipo de medicamentos.

  1. Consumir alimentos light

Aunque las versiones light suelen aportar menos calorías, grasas o azúcares que las versiones de referencia, algunos de estos alimentos siguen conteniendo grasas y azúcares de manera significativa como es el caso de las mayonesas, mantequillas, bollería, yogures y quesos. Además se ha comprobado que consumimos más cantidad del producto pensando que al ser light podemos comer mas cantidad.

  1. Abusar de algo bueno

Muchas veces puedes comer lo más sano posible, pero no en las cantidades precisas lo que termina engordándonos, porque aunque sea saludable contiene muchas calorías en una sola porción.

Algunos alimentos comunes, que son sanos pero que no nos ayudan mucho a la pérdida de grasa son: el humus, la mantequilla de maní, zumos de frutas naturales, pasas, granola, frutos secos. Todos, son alimentos muy saludables pero debemos controlar las porciones que consumimos.

  1. No escuchar al cuerpo

Los dolores de cabeza son muy habituales durante las dietas, como igualmente lo es sentirse cansado, letárgico o con náuseas. Estos síntomas normalmente desaparecen por sí solos en pocos días, en caso de perdurar más de dos semanas debes hacer cambios en tu plan de alimentación y consultar al médico para realizarte los análisis correspondientes.

  1. Obsesionarte

Acepta tu cuerpo tal y como es. Si esperas que tu cuerpo se vea como los cuerpos que ves en los medios los cuales en su mayoría ni siquiera son reales siempre vas a sentirte mal. Más que compararte o seguir estereotipos de belleza, busca ser tu mejor versión.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados